Conhecimento 

Inteligencia emocional y comunicación 

Dr. István Kovács Halay

Director Regional por el Perú de la Red Iberoamericana de Relaciones Públicas (REDIRP). Doctor en Gestión Educativa, Magíster en Administración Educativa y Licenciado en Ciencias de la Comunicación especializado en Relaciones Públicas.

Las Relaciones Públicas estratégicas y su impacto en la formación de la identidad e imagen empresarial

Sin lugar a dudas las Relaciones Públicas en la actualidad son las gestoras de la formación de la identidad e imagen positivas que logren vincular a la sociedad con las organizaciones empresariales. Al decir esto, nuestra profesión es la que garantiza que dicha relación empresa-sociedad esté inspirada en valores como la responsabilidad, la solidaridad, la honestidad, la integridad y la amistad. Solo de esta manera nuestros públicos confiarán en los mensajes porque estarán respaldadas por acciones concretas que demuestren la verdadera vocación de servicio de las empresas.

 

Para ello es que las organizaciones deben basar su trabajo en los siguientes pilares que les permitan vincularse más y mejor con la sociedad:

 

  • La investigación: Para conocer de cerca las expectativas y necesidades de sus públicos, quienes al ser escuchados se sentirán parte de la organización y por ello tendrán en sus mentes una imagen positiva hacia ella. Esto le permite a las organizaciones “estar sintonizadas con la sociedad, por lo que la relación Emisor – Receptor se convierte en una nueva relación de Perceptor – Perceptor en donde ambas partes se conozcan tan bien que puedan comprenderse y comprometerse mutuamente en tomar decisiones y acciones aceptadas en conjunto” (1)

 

  • Hablar de lo que se puede hacer en vez de lo que no se puede hacer: A los públicos les interesan las soluciones a sus problemas y no las excusas. Estratégicamente con esta acción las Relaciones Públicas hacen posible que las organizaciones se nutran de las alternativas necesarias propuestas de sus públicos para encontrar los caminos que permitan aunar esfuerzos entre ellas con la sociedad. Pero para ello es necesario que los empresarios comprendan que antes de hablar deben priorizar el escuchar lo que los públicos tienen que decir respecto a sus organizaciones.

 

  • Tratar y atender a los públicos “de corazón” y no solo por cumplir con ellos.  Esto significa que en las organizaciones debe existir la vocación de servicio lo cual incluye tratar de hacer más por los clientes que solo limitarse a cumplir con las normas. Esos detalles que hacen sentir especiales a nuestros clientes y públicos en general forman en ellos un sentimiento de identificación inigualables convirtiéndolos en defensores y difusores gratuitos de nuestra buena imagen en sus entornos sociales.

 

El cumplimiento de estos aspectos en la gestión de atención a los públicos genera en ellos una imagen positiva no intencional, ya que las acciones al tener más peso que las palabras, que a su vez generan una imagen intencional que la organización empresarial mediante sus publicaciones desea tener en la sociedad, se convierte en la base de la formación de una identidad e imagen corporativa positiva en favor de las organizaciones.

 

Se cumple de esta manera la máxima de las Relaciones Públicas: “Hacer las cosas bien, hacerlas saber y hacerlas sentir” (2) porque las buenas prácticas empresariales que cuenten con la participación de sus públicos desde la concepción de los planes y programas de comunicación desarrolladas por estas, darán como resultado la identificación y la confianza mutua que desea tener la empresa para poder garantizar su desarrollo. Esto permite que las organizaciones empresariales crezcan con la gente y no a costa de la gente, hecho que a su vez contribuye a la formación de una identidad que le permite a las organizaciones distinguirse de las demás por el trato y la calidad de servicio, lo cual a su vez les otorga una personalidad y un posicionamiento únicos en base a sus auto presentaciones estratégicas mediante un comportamiento coherente con su respectiva misión y visión.

 

En estos aspectos las Relaciones Públicas desarrollan un papel preponderante porque, mediante su rol de asesoría al más alto nivel de las empresas, orientan el quehacer de las organizaciones hacia una humanización basada en la sensibilidad social que les permita ser aceptadas en su entorno y obtener la ansiada licencia social, estableciéndose de esta manera un vínculo de amistad que hará posible que sus públicos tengan una visión favorable hacia los símbolos, los colores y la señalética de dichas organizaciones. Gracias a ello es que el impacto de estas acciones hace posible que los públicos interpreten positivamente los mensajes y atributos de las empresas, hecho que significa la formación de una imagen corporativa positiva bajo la perspectiva de las Relaciones Públicas.

 

Todo esto es importante porque en la actualidad, por la vorágine del desarrollo de los medios de comunicación, las organizaciones empresariales se encuentran frente a públicos cada vez más y mejor informados, lo cual también los convierte en exigentes y con altas expectativas que las organizaciones deben ser capaces de responder y satisfacer. Estamos frente a PROSUMIDORES que investigan y evalúan las acciones y procesos que se dan en las empresas y corporaciones, lo cual los convierte en nuestros mejores asesores porque nos enseñan el camino para tomar las decisiones más acertadas en el desarrollo empresarial, hecho que a su vez obliga a que dichas organizaciones mediante las Relaciones Públicas tiendan a buscar concertaciones con dichos públicos.

 

A la luz de esta realidad, las organizaciones empresariales de hoy no pueden soslayar la contribución estratégica comunicacional que le proporcionan las Relaciones Públicas, por lo que socialmente deben ser más responsables y coherentes con su identidad e imagen mejorando constantemente sus procesos de producción, atención y trato a sus públicos, gracias a una comunicación constante y estratégica que les permita a dichas organizaciones mejorar su NET PROMOTER SCORE, es decir, el nivel de recomendación que hacen sus públicos a otras personas de sus entornos  en base al buen trato y calidad de servicio recibido.

 

En conclusión, la identidad e imagen empresarial positiva solo se logra cuando la cultura de gestión y atención que proponen las Relaciones Públicas hacen posible que los miembros de estas organizaciones tengan la suficiente capacidad de ponerse en el lugar de sus públicos a quienes atienden y desarrollar un trabajo mediante un trato impecable tomando en cuenta la imagen que dichos públicos se puedan formar como resultado de la atención recibida, lo cual significa trabajar a conciencia y no solo por cumplimiento en sus labores.

 

  • KOVÁCS HALAY, István (2002). Relaciones Públicas: Del presente al futuro. 1° edición. Editorial Alberto Díaz. Lima – Perú.

 

  • KOVÁCS HALAY, István (2007). Relaciones Públicas: Ética, valores y teorías. 1° edición. Editorial Universidad Peruana Unión – Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicación. Lima – Perú.

Please reload

Outros textos da autor:

Según el Dr. Isttván Kovács, es de saber que las Relaciones Públicas deben generar experiencias positivas y agradables en el trato los stakeholders, ya que en la actualidad más que consumidores son ahora PROSUMIDORES. 

1/2

Please reload

Todas as colunas